Hace poco, publicaban en «La Nación» un artículo de Sebastián Campanario donde da