Atrás quedó la metrosexualidad, y otras tendencias en las que el extremo cuidado físico y el comportamie